martes, 17 de enero de 2012

Haruki Murakami- 1Q84 (trilogía completa) (reseña)

 
Que Murakami es uno de los mejores autores del panorama literario actual no lo vamos a descubrir a estas alturas. Su genial bibliografía tiene novelas mejores y peores pero en todas se mantiene un estilo personalísimo que viene a hacer fácilmente reconocibles sus novelas. Esta que nos ocupa, editada en 2 volúmenes en España, es una trilogía maravillosa que debéis leer. Si no la habéis leído todavía no sigáis leyendo ya que os narro el argumento.

Resumiendo el argumento, nos encontramos con que Aomame ha matado al líder de Vanguardia, una peligrosa secta, en venganza de ciertos crímenes contra las mujeres realizados por ese gurú. Por otra parte tenemos a Tengo y a Fukaeri. El primero es profesor de academia y la segunda una curiosa adolescente que permite que su profesor reescriba una novela, La crisálida de aire, que los miembros de la citada secta quieren impedir por sus continuas menciones a la little people, unos seres diminutos que viven en su parte del mundo.

Esa parte del mundo será el destino que encuentran tanto Aomame, a través de una salida de emergencia de una autopista, como Tengo. La primera permanece a salvo de los sicarios de la secta en un piso y Tengo atiende a su padre moribundo en un hospital. Para ella ese nuevo mundo es 1Q84 y para él "el pueblo de los gatos".

Aomame y Tengo estuvieron juntos en el colegio y desde entonces se habían prometido amor eterno. La muerte del padre del profesor, que se presentaba en casa de Aomame como cobrador de la NHK a pesar de estar en coma, y el asesinato de la persona que vigilaba a Aomame supone el encuentro de ambos en el mundo de las dos lunas. Tras el encuentro regresan al mundo real para que Aomame tenga al hijo de Tengo (se quedó embarazada a través de Fukaeri).

Tan enrevesado argumento no lo es tanto cuando se lee la obra. Murakami es un maestro de la artesanía literaria y siempre opta por contar las cosas fácilmente aunque de forma adictiva. El libro 3 de la novela se centra prácticamente en el análisis psicológico de Tengo y Aomame y es un claro ejemplo de la calidad del autor.

La maestría del japonés logra que el lector vaya leyendo poco a poco el texto aunque siempre se queda con ganas de más. Técnica, energía, estilo sobrio y un argumento sólido nos han conmovido. Ese mundo paralelo que todos tenemos desaparece a poco que pongamos los pies en el suelo. Mientras en la fantasía todo es posible, en la realidad ignoramos si sus planes se cumplirán. Obra maestra.



2 comentarios:

  1. Deberías avisar de tus spoilers, hacer una reseña no significa destripar la novela.

    ResponderEliminar
  2. Esta no es una reseña. Como dice Alexander, has destripado el argumento entero ¿De qué vas?

    ResponderEliminar