sábado, 9 de junio de 2018

Feliz aunque tu circunstancia diga lo contrario (reflexión)

Parece que se trata de una competición. Todo el mundo tiene que ser feliz por narices. Todo el mundo tiene que salir el fin de semana para asistir a los mismos bares o para tragarse la mierda anual que programa el ayuntamiento de su pueblo. Todos tienen que decir el lunes por la mañana que fueron felices, que el fin de semana se pasó volando y que lo pasaron muy bien. Decir que tu ciudad es un agujero, que te has aburrido como una ostra o que estás hasta las narices de vivir no está bien visto. Sacrílego, amargado, pesimista, deprimido son los calificativos más usados. Lo malo es que ellos, tan felices, siguen ignorando que el ocio es solo una forma de conseguir que no pienses en la muerte.

domingo, 13 de mayo de 2018

Y llegó el día (reflexión)

Se acabó rezar el rosario cada día,
las mentiras de piscina,
la desidia,
llegó el día de la verdad,
cuando todos muestran su cara y su desencanto,
cuando la modosita se convierte en lo que siempre fue,
cuando las penas no dejan de ser alegrías,
cuando, de nuevo, sabes que te han engañado.

sábado, 14 de abril de 2018

Felipe Benítez Reyes - El novio del mundo (reseña)



Que esta novela es la obra maestra de Benítez Reyes parece una verdad irrefutable. A pesar de tener ya 2 décadas de recorrido, los pilares de su narrativa siguen intactos. Como él mismo recuerda en un fantástico epílogo, Walter Arias también aparece en otras obras del autor. El caleidoscópico manejo de la realidad y la ficción convierte al antedicho en uno de los mejores personajes de la literatura española.

La obra, que me impactó en su momento, ha resistido muy bien el paso del tiempo y sigue teniendo matices que nos recuerdan, en algunos pasajes, a Mendoza y a otros autores clásicos. Sin embargo, las definiciones de Arias, sus aventuras y su forma de ver la vida no dejan de ser elementos que se han ido desarrollando en otras obras del autor con mayor o menor acierto.

Leer la reedición de esta novela es un acto de fe en que la literatura española no siempre tiene que recurrir a la copia de las tendencias literarias. En la originalidad está el gusto. Lean y disfruten.

lunes, 5 de marzo de 2018

Arturo Pérez Reverte - Eva (reseña)



Pérez Reverte regresa con Falcó como eje de esta nueva entrega. El personaje ha ganado varios enteros y la historia recuerda mucho a aquellas viejas novelas de Bruguera, pero con la dosis justa de actualidad. Nos llama la atención que la que le da nombre a esta obra tenga cierto interés, pero queda convertida en apenas un esbozo que no llega a gustar al lector.

Sí hay que destacar que esa personalidad tan particular de Falcó vaya formándose y conociéndose de forma diversa y acertada. La novela es perfecta para disfrutar leyendo y, aunque parezca lo contrario, para pensar en cómo era la época que refleja. Recomendable.

domingo, 25 de febrero de 2018

Y me sentí triunfador (reflexión)

Tomándome ayer ese café contigo, me sentí triunfador. Conozco tus ocupaciones, tus limitaciones, tus prejuicios y que jamás me harás caso, pero era el ganador. Te escuché con paciencia mientras nadaba en tus ojos. Gracias, amiga, por ser como eres.

martes, 16 de enero de 2018

Carlos Zanón - Taxi (comentario)



Zanón, un autor recurrente en este blog, regresa con esta novela en la que sigue la senda narrativa iniciada por otras obras anteriores. Lo malo, al menos para un servidor, es que la prosa afilada y con frases cortas de antaño, se ha convertido en un desarrollo argumental enrevesado y largo. 

Esto no quiere decir que la novela sea mala, para algunos será el descubrimiento del autor, pero sí es distinta a las que nos engancharon a su forma de escribir. A destacar el uso que hace de Sandino, el personaje principal, que recorre Barcelona con alguna que otra reminiscencia de Cortázar en la estructura y de Bukowski al final de la obra.

Como novela funciona si tienes la paciencia suficiente de permitir que los personajes entren en tu vida. 

domingo, 7 de enero de 2018

Cuando te vayas (reflexión)

Cuando te vayas y nos separe un océano,
te diré todo lo que hasta hoy no me he atrevido a decirte,
cuando ya no estés,
seré valiente para reconocerlo.
Será entonces cuando en el mar se ahoguen,
los prejuicios, los impedimentos y la fatalidad
te diré todo esto y mucho más,
pero solo cuando te vayas.